Volver al Principio

Creo que a veces nos quedamos tan atrapados en lo que Dios nos ha llamado a nacer que olvidamos que todo comenzó con un día en que él eligió levantarse del trono para abrazarnos. 

¿Recuerdas el principio ? ¿La primera vez que Jesús trajo su historia de amor contigo al frente de tu corazón? ¿Recuerdas ese día en que todo cambió? ¿Recuerdas cómo te sentiste? ¿La forma en que todo parecía más vivo que el segundo anterior?

Recuerdo el día como si fuera ayer. Estaba destrozada . No el tipo de rotura que vemos en el día a día normal, sino una rotura profunda que parecía surgir en cada área de mi vida. Mi matrimonio se rompió, mi propia imagen se rompió, mi familia se rompió, y acababa de perder a mi sobrino de dos meses por un extraño accidente. Estaba destrozada. Me sentí irreparable. Bebí y festejé para calmarme, pero nada parecía llenar el vacío. Me sentí tan sola y desesperada. Recuerdo haber llegado de la funeraria después de ayudar a arreglar los detalles del funeral de mi sobrino y apenas podía mantener la compostura. Esto es algo inusual para mí, ya que soy yo la que siempre tiene todas sus “T” cruzadas y yo punteadas, pero en este día no había manera de contenerlo. Para salvar mi orgullo corrí al baño y me duché para que nadie me oyera y sollocé. No fue un llanto normal. Era el tipo de llanto que viene con un millón de emociones y que trae agotamiento en lugar de un gran avance. Estaba tan enojada con Dios por todo lo que se rompió a mi alrededor. No sabía qué hacer y grité tan fuerte como pude: “¿Qué quieres de mí?”! Escuché la voz audible de Dios hablar tan claramente, “Sólo te quiero a ti”. Creo que esas palabras también tenían mucha emoción en ellas. Me quiere a mí. Me quería entonces y me quiere ahora. Fue una declaración llena de 1000 síes para mí y sobre mí. Me quería a mí. Todo mi quebrantamiento. Toda mi decepción, y él quería intercambiarla con todo lo que Él es. Sus palabras suenan por toda la eternidad “Sólo te quiero a ti”. 

Imagina que el creador del universo, el Dios de lo  asombro y de las maravillas, detiene al mundo para decirte que eres suyo. No sólo te reclama como suyo, sino que comienza a contarte sus planes para ti y sus innumerables pensamientos sobre ti. Al principio sus palabras se convierten en lo único que satisface. Para mí, era como si el sueño interrumpiera mi tiempo con él. No podía irme a dormir sin él y no podía esperar a despertarme para estar con él.

“Creo que se vuelve tan fácil quedar atrapado en todo el trabajo por el Reino que te olvidas del comienzo de tu historia de amor con Jesus”

En medio de esta nueva y maravillosa relación empecé a darme cuenta de mi propósito. Vi que Dios tenía una tarea para mí y que había tanta gente que necesitaba experimentar el mismo amor que él había derramado sobre mí. Si no tuviera cuidado, permitiría que el llamado del futuro eclipsara la belleza del principio. Creo que se vuelve tan fácil quedar atrapado en todo el trabajo por el Reino que te olvidas del comienzo de tu historia de amor. Siento que hay tantos de nosotros que necesitamos que se nos recuerde que la historia de amor con Jesús; el sentimiento de la primera vez que te encontraste cara a cara con él, está a sólo un enfoque de distancia. 

Así que, quiero animarte, que no importa dónde estés, no importa cuán lejos hayas subido la montaña, no importa cuán profundo te hayas metido en la cueva, siempre puedes volver al principio. Al principio te decía que eras suya y eso es todo lo que siempre ha importado. Usted puede volver allí y pararse en la verdad de que Jesús dijo 1000 síes sobre usted y esos síes todavía están sonando a través de la eternidad! 

Escrito por Jenimar Pendleton

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *